¿Qué es?

¿Qué es? ¿Qué es?
Hay luces de color
Que es?
Parecen de algodón
Que es?
No creo lo que veo estoy soñando
No lo se,que injusto es,Que es?
Que es? Que es?
Hay algo que va mal
Que es?
Quien canta sin parar?
Que es?
Las calles estan llenas de chavales
Todos rien sin cesar es que estoy loco?
Debe ser felicidad
Que es?
Los niños tiran nieve en vez de calaveras
Y juegan tan felices y no hay muerte en las aceras
Escarcha en las ventanas,dificil de creer
Y siento en mis huesos el calor de mi interior.
Aiba,Que es?El muerdago colgo
No ves? Se besan como no
Mirad,familias reunidas cuentan cuentos mientras comen el turron
Que horror!
Que es?Aquí,un arbol puedo ver
Por que,Tanta decoracion?
Aiba son luces de colores hay adornos relucientes y cositas muy brillantes
Y parece divertido,si señor
Es diversion es diversion,puediera ser lo que soñé,que es?
Que es?Por fin,es hora de dormir
A ver,no hay nada por aquí
Ni un fantasma ni una bruja que asuste a los niños
En sus sueños son tan dulces tan felices
Que es?
Fantasmas,pesadillas y brujas donde estan
No encuentro lo que busco,solo hay felicidad
No hay gritos en el aire,solo un coro celestial
Y todo huele a dulce,a golosina y a pastel
Amor,Calor,hay a mi alrededor,y yo estoy mucho mejor
Jamas podria imaginar tanta felicidad.
Me gusta,quiero mas
Y quiero mas y mas y mas ,conocere al fin que es
Quiero saber y conocer el sentimiento que encontre.
Oh,Que es?

Anuncios
Published in: on enero 13, 2009 at 6:18 pm  Dejar un comentario  
Tags:

FLASH BACK: Series de nuestra infancia

¿Quién no recuerda estas canciones? ¿Cuantas mañanas de vacaciones has madrugado para ver estos dibujos? Posiblemente hace ya mucho tiiempo que no las escuchas pero te puedo asegurar que si tienes unos minutos para evadirte, este video te llevará de vuelta a tu infancia. Buen viaje.

Published in: on enero 13, 2009 at 6:12 pm  Dejar un comentario  
Tags:

LOS TRES CERDITOS

Había una vez tres cerditos hermanos que vivían muy felices, cantando y comiendo bellotas. Les gustaba la música y cada uno de ellos tocaba un instrumento. El más pequeño tocaba la flauta, el mediano el violín y el mayor tocaba el piano…

Pero en el mismo bosque vivía un lobo que se los quería comer. Los tres hermanitos decidieron hacerse una casa para vivir más tranquilos y seguros, pero no se ponían deacuerdo en los materiales para construir la casa.

La mía será de paja – dijo el más pequeño-, la paja es blanda y se puede sujetar con facilidad. Terminaré muy pronto y podré ir a jugar. El hermano mediano decidió que su casa sería de madera: – Puedo encontrar un montón de madera por los alrededores, – explicó a sus hermanos, – Construiré mi casa con todos estos troncos y me iré también a jugar.

El mayor decidió construir su casa con ladrillos. – Aunque me cueste mucho esfuerzo, será muy fuerte y resistente, y dentro estaré a salvo del lobo. Le pondré una chimenea para asar las bellotas.

Cuando las tres casitas estuvieron terminadas, los cerditos cantaban y bailaban en la puerta, felices por haber acabado con el problema: -¡No nos comerá el Lobo Feroz!

Entonces de detrás de un árbol grande surgió el lobo, rugiendo de hambre: – Cerditos, ¡os voy a comer! Cada uno se escondió en su casa, pensando que estaban a salvo, pero el Lobo Feroz se encaminó a la casita de paja del hermano pequeño y en la puerta aulló: – ¡Soplaré y soplaré y la casita derribaré! Y sopló con todas sus fuerzas: sopló y sopló y la casita de paja se vino abajo. El cerdito pequeño corrió lo más rápido que pudo y entró en la casa de madera del hermano mediano. – ¡No nos comerá el Lobo Feroz! – ¡En casa no puede entrar el Lobo Feroz! – cantaban desde dentro los cerditos. De nuevo el Lobo, más enfurecido que antes al sentirse engañado, se colocó delante de la puerta y comenzó a soplar y soplar gruñendo: – ¡Soplaré y soplaré y la casita derribaré! La madera crujió, y las paredes cayeron y los dos cerditos corrieron a refugiarse en la casa de ladrillo del mayor. ¡No nos comerá el Lobo Feroz! – Cantaban los cerditos. El lobo estaba realmente enfadado y hambriento, y ahora deseaba comerse a los Tres Cerditos más que nunca, y frente a la puerta bramó: – ¡Soplaré y soplaré y la puerta derribaré! Y se puso a soplar tan fuerte como el viento.

Sopló y sopló, pero la casita de ladrillos era muy resistente y no conseguía su propósito. Decidió trepar por la pared y entrar por la chimenea. Se deslizó hacia abajo… Y cayó en el caldero donde el cerdito mayor estaba hirviendo sopa de bellotas. Escaldado y con el estómago vacío salió huyendo hacia el lago.

Los cerditos no le volvieron a ver. El mayor de ellos regañó a los otros dos por haber sido tan perezosos y poner en peligro sus propias vidas. Los dos hermanitos menores aprendieron que sólo con el trabajo se consiguen las cosas.

FIN

Published in: on enero 8, 2009 at 2:13 pm  Dejar un comentario  
Tags: